Ficha Técnica Bonsái Buganvilla (Bougainvillea glabra Choisy)

Otros nombres: buganvilia, bouganvilla, boganvilla, trinitaria, bugenvíl, dania, flor de papel, santa rita, veranilla. El género Bougainvillea pertenece a la familia de las Nictagináceas, descubiertas por Louis Antoine de Bougainville en Brasil, en el siglo XVIII, y está representado por aproximadamente una decena de especies arbustivas cuyo hábitat originario son las zonas tropicales y subtropicales de América del Sur, aunque se ha adaptado muy bien a las zonas costeras de clima mediterráneo debido a la intervención del hombre.

 

Lo más espectacular de este género son sus grandes brácteas (especie de “hojas” o “flores” que se sitúan cerca de las flores y que por su color, forma, tamaño, etc. no son ni hojas ni flores, aunque puedan parecerlo) de intenso color rosa, fucsia, naranja o rojo y que rodean a sus pequeñas flores. Algunas de las especies que  componen este género son:Bougainvillea x buttiana  Holttum & Standl.Bougainvillea glabra ChoisyBougainvillea spectabilis Willd.Buganvilla variegada (Bougainvillea spectabilis var. variegata Willd.).

Los características de esta especie son: arbusto trepador y/o rastrero, perenne, aunque puede llegar a comportarse como una especie de hoja caduca si se cultiva en latitudes con clima mediterráneo y temperaturas frías en invierno.
tronco con la corteza cuarteada y muy leñoso, de color marrón claro, con espinas en las ramas, generalmente en la base del nacimiento de las hojas.
hojas simples, alternas, perennes, semipersistentes o incluso caducas, ovaladas, puntiagudas,  de color verde claro.
flores de color amarillo claro, muy pequeñas y conforma de pequeño tubo alargado y estrellado al final, dispuestas de tres en tres, rodeadas por brácteas de intenso color rosa a rojo, pasando por el violeta, aparecen en el ápice de las ramas nuevas durante la primavera, verano e incluso otoño.

Situación  La buganvilla debe cultivarse en el exterior a pleno sol durante todo el año, pero evitando las exposiciones prolongadas durante la época más calurosa y especialmente después del trasplante, etapa durante la cual deberá situarse en un lugar muy bien iluminado pero sin sol directo para que pueda mantener las raíces con la tierra fresca. La situación a pleno sol, además de garantizar su correcto cultivo y supervivencia, nos ayudará a conseguir la floración deseada y a reducir el tamaño de sus hojas en combinación de la técnica del defoliado y el control de los nutrientes a través del abono.

Permite el cultivo interior sólo cuando la luz es muy intensa, junto a una ventana o invernadero muy soleado, aunque lo más probable es que florezca con dificultad o incluso que no florezca, pues necesita mucha luz  para florecer y, como hemos dicho, muy intensa. A pesar de que puede aguantar el frío, si no es muy intenso, en invierno es aconsejable protegerla en un invernadero, procurando volverla a situar en el exterior lo antes posible cuando las condiciones climáticas lo permitan. Aún protegiéndola en un invernadero, es posible que pierda las hojas o parte de ellas debido al frío, recordemos que es una especie de origen tropical.

Riego y abono Los riegos deben ser a fondo hasta que salga agua por los agujeros de drenaje y cada vez que toda la tierra se haya secado casi por completo, evitando el encharcamiento permanente de la tierra ya que sus raíces son muy sensibles al exceso de humedad, provocando podredumbre. Es muy importante regar sólo cuando toda la tierra está casi totalmente seca, ya que favorece:la floración yel control del tamaño de sus hojas,

pero esta técnica de cultivo nos obliga a estar muy pendientes de su riego, especialmente en verano, ya que dejar secar la tierra casi totalmente no significa olvidarse de regar y dejarla varios días sin nada de humedad en la tierra porque entonces estaremos arriesgando su salud y es posible que la debilitemos y enferme o simplemente se muera de sed. No hay que pulverizar las hojas ni mantener ambientes excesivamente húmedos de forma artificial porque provocaremos que un aumento exagerado del tamaño de las hojas y una reducción de su floración e incluso la pérdida de las flores. De hecho hay que evitar mojar sus flores con el riego porque si se mojan, se caerán. Abonar con frecuencia con un abono orgánico de calidad, especialmente durante la época de crecimiento vigoroso, es decir, desde la primavera hasta el otoño, pero evitando abonar durante su floración para no perderla.  Podemos ayudar a reducir el tamaño de las hojas, además de con una buena exposición exterior a pleno sol con el suministro de abonos más ricos en fósforo (P) y potasio (K) que en nitrógeno (N) para no fomentar el desarrollo de sus hojas.  

Es muy sensible a la falta de hierro (clorosis) por lo que es aconsejable utilizar, cada cierto tiempo, suplementos de hierro en forma de quelatos con el agua de riego, evitando utilizar aguas con exceso de cal, ya que dificultan la correcta absorción del hierro. No debemos olvidar que no podemos:abonar un árbol trasplantado, hay que esperar a que brote.regar un árbol cultivado en el exterior después de una helada o cuando haya riesgo de heladas.

Trasplante  Cada 2 ó 3 años, al comienzo de la primavera. En los ejemplares cultivados en climas tropicales o subtropicales puede aumentarse la periodicidad hasta trasplantarla incluso anualmente. Durante el trasplante conviene sanear bien cualquier parte de raíces podridas y podar las ramas no deseadas para reducir su copa. Si la poda de raíces es muy grande, convendría quitar hojas en la misma proporción que las raíces eliminadas. No es obligatorio, pero si utilizamos hormonas de enraizamiento con fungicida facilitaremos el éxito del trasplante al estimular el desarrollo de las raíces. Es bastante rústica y se adapta bien a cualquier tipo de suelo, aunque lo prefiere algo alcalino y con un excelente drenaje. Una buena mezcla de sustrato para la buganvilla podría ser un 35% de arena de grano grueso o material equivalente (tierra volcánica, etc.) y 65% de mantillo. No hay que olvidar que la tierra utilizada debe ser siempre nueva y limpia y nunca reutilizada de otros cultivos para así evitar contaminaciones (hongos, enfermedades, plagas, etc.) que hubieran podido afectar a otros árboles. Es conveniente proteger el árbol después del trasplante durante un par de meses, situándolo en un lugar muy bien iluminado pero evitando la exposición directa al sol.

Poda  Aunque aguanta bien la poda de ramas en cualquier época del año, la más adecuada es después de su floración, entre la primavera y el final del verano, acortándolas hasta 2 o 3 hojas. La poda drástica es mejor hacerla a finales del invierno, justo antes de la primavera.

Como la razón fundamental del cultivo de esta especie es el color de las brácteas que rodean a sus flores, hay que tener en cuenta que cuando podemos éstas aparecen en el extremo de las ramas nuevas del año, por tanto, es recomendable dejar crecer los nuevos brotes durante todo el período vegetativo para conseguir que sus ramas maduren lo  suficiente para producir la floración en sus extremidades.

Desgraciadamente tendremos que elegir entre obtener floración y modelar la forma de sus ramas.

Como las hojas son alternas, debemos tener en cuenta la dirección que tenga la yema que nace de la primera hoja de la rama tras la poda, de tal forma que siempre podaremos por encima de una hoja que tenga una yema hacia el exterior de la copa o hacia la dirección deseada. En general, debemos quitar:todos los brotes de la base del tronco,las ramas que se cruzan,las ramas opuestas,las ramas que crecen muy verticales o que lo hacen hacia el interior del tronco.Hay que tener cuidado de no podar drásticamente las raíces durante el trasplante, podando sólo las raíces más gruesas y dejando las más finas. También hay que aprovechar a podar las ramas no deseadas. Entre la poda de ramas y el trasplante (o viceversa) debería existir un intervalo mínimo de tiempo para no acumular demasiadas operaciones agresivas a la vez, por ejemplo, 3 semanas. Por último, recordar que la poda, el pinzado o la defoliación sólo se deben realizar si el árbol está sano.

Alambrado La colocación de ramas mediante el alambrado es complicada porque sus ramas se lignifican con rapidez, volviéndose poco flexibles y quebradizas, por lo que el modelado de la buganvilla es mejor realizarlo mediante una planificación de podas en años sucesivos.

En cualquier caso, si decidimos alambrar alguna rama joven, hay que vigilar las marcas del alambre en la corteza debido a la rapidez con la que engordan y crecen. Un árbol con aspecto de “madeja de alambre”, por el exceso de éste, pierde todo el aspecto de vivo y no es un mejor ejemplar como bonsai. Por favor, alambra lo justo y sólo cuando otras técnicas de modelado no puedan utilizarse o no hayan conseguido los efectos deseados.

Enfermedades y parásitos más comunes Las plagas y enfermedades más frecuentes son:

Cochinilla: insecto chupador de savia de forma plana y redondeada (hembras) o alargada y rectangular (machos).

Pulgón: como la cochinilla, es un insecto chupador de savia generalmente de color marrón o negro, de unos 3 mm de longitud y agrupado sobre los brotes tiernos y en colonias muy densas protegidas por hormigas que recogen el rocío meloso que secretan éstos.

Clorosis: provocada por la falta de hierro y manganeso, que afecta a la formación de la clorofila y, por tanto, al crecimiento de la planta por imposibilidad de realizar la función clorofílica de forma adecuada.

Araña roja: pequeño ácaro que ataca en ambientes secos y calurosos mal ventilados y que produce un debilitamiento progresivo sobre la planta.

Oidio: manchas producidas por un hongo debido al exceso de agua y aireación inadecuada.

Mosca blanca: insecto chupador de savia que suele concentrarse en el envés de as hojas nuevas y tiernas.

En cualquier caso, debemos recordar que si necesitamos emplear algún tratamiento fitosanitario, éste debe ser específico contra la plaga o enfermedad y constante en el tiempo hasta eliminarla completamente. Recordad, que el cultivo adecuado de nuestro árbol nos evitará tener que usar productos químicos que provocan:riesgos para nuestra salud,un gasto innecesario yla contaminación del medioambiente.

Reproducción Se puede reproducir con facilidad mediante: Esquejes tiernos o semileñosos, de unos 10 cm., al comienzo de la primavera/verano. Si todo va bien, enraizarán a las 4 ó 6 semanas, aunque algo de calor de fondo a 15 ºC hará que sea más corto este período.Esquejes leñosos en invierno. En climas fríos será necesario calor constante (20ºC) en un invernadero. Tardarán unos 3 meses en enraizar.Acodo aéreo a finales del invierno/principio de la primavera.

Curiosidades La buganvilla (Bougainvillea glabra) debe su nombre a su descubridor, Louis Antoine de Bougainville, en Brasil, en el siglo XVIII, como ya hemos dicho al comienzo de esta ficha, y a la palabra glabra = sin pelos, para distinguirla de otras especies que si que tienen alguna vellosidad.

Las flores tienen algunas propiedades medicinales y en algunos países de América del Sur son utilizadas como infusión para frenar la tos y aliviar las enfermedades pulmonares. A pesar de sus posibles aplicaciones médicas, nunca debemos utilizar ninguna parte de este arbusto para automedicarnos, recordando que sólo un médico es la persona experta que puede indicarnos un tratamiento específico como remedio o alivio de alguna dolencia o enfermedad.

Fuente: www.bonsaimania.com

Un pensamiento en “Ficha Técnica Bonsái Buganvilla (Bougainvillea glabra Choisy)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s